Día 27 de agosto de 2020

A las 17:00 he quedado con Fernando en el náutico de Santa Uxía de Ribeira. Aparco el coche y lo veo venir, aunque no lo conozco por esas cosas de las intuiciones ya se que es él. Me enseña el barco y mi camarote. El Mascato es un Ro 400, que está fenomenal, acabados y diseño de gama alta tanto en interiores como en exteriores que se agradecen en la navegación y en la vida a bordo. Es un velero robusto muy reforzado que da seguridad y se aleja bastante de los barcos de serie de la misma eslora, como los Beneteau y Jeanneau. Pero bueno no es el momento de describir al barco aunque no dejé de piropearlo y encontrarle cantidad de detalles muy interesantes. En este enlace podéis ver sus características.

http://www.barracuda-yd.com/PDF/Febrero_2003_Revista_Yate_Prueba_Ro_400.pdf

En seguida llegan los otros dos tripulantes, Santi y Victor. Después de enseñarnos el barco y los elementos de seguridad y planificar la ruta, salimos sobre las 19:00 rumbo a Muros con parada en Corrubedo para comprar unos bocatas que por cierto están riquísimos.

Nos dirigimos hacia el Canal de Sagres dejando la boya lateral roja de entrada por estribor y enfilamos a la roja del paso del Carreiro que nos indica la presencia de Las Centolleiras también a nuestro estribor.

La tarde se ha puesto gris y amenaza con chubascos. Como vamos a navegar de noche me enfundo el traje de aguas y las botas. Pasar por estos parajes es muy emocionante y navegar por ellos con un nativo experto como Fernando es aún más tranquilizador. Por estribor dejamos el puerto de Aguiño que es el más meridional de la provincia de A Coruña. Su puerto forma un arrecife natural que se extiende como una lengua peligrosa y peligrosamente al mar. Era conocida antiguamente como la isla de las siete lenguas y deja tan solo un paso de 0,1 milla náutica (160 metros). Navegamos rodeados de piedras que velan y no velan. Aquí sí que se puede decir que “habelas hailas”. Estamos pasando por el Paso do Carreiro. Lugar reconocido como uno de los lugares más peligrosos de Galicia para navegar. La cantidad de naufragios y colisiones con rocas lo atestiguan y documentan.

Nos dirigimos hacia el siguiente embudo El canal das Sagres, entre el illote Toran y la Illa de Sagres, navegamos entre bruma con cierta visibilidad y Víctor que ha calculado la derrota en la carta nos indica cuando virar para poner rumbo hacia la ensenada de Corrubedo. Una buena navegación de estima que coincide con la ruta que nos marca el Plotter.

Llegando a Corrubedo por estribor dejamos la gran praia do Vilar y como hay poca visibilidad no la vemos. https://www.turismo.gal/que-visitar/espazos-naturais/parques-naturais/complexo-dunar-de-corrubedo?langId=es_ES  La ensenada de Corrubedo por la que navegamos está abierta a casi todos los vientos y en el acceso al puerto hay que tener cuidado con las piedras.

Fernando a golpe de teléfono encarga a un restaurante del puerto esos bocadillos tan apreciados y después de hacer un atraque a la gallega pasado por agua, Santi va a por el pedido. Parar en un lugar como Corrubedo con tanta tranquilidad a por unos bocatas a mi me parece una experiencia única e inolvidable.

Salimos de Corrubedo e izamos el genaker  y damos rumbo N con viento del W. Seguimos subiendo y ya cae la noche. Vemos la luz roja del faro de Corrubedo. “El faro comunista” como dicen que le llama la gente de por aquí, (mientras nos comemos los bocatas no vaya a ser que se enfríen). El color rojo de la luz del faro indica que estás en zona peligrosa. Después de importantes naufragios en la zona, cambiaron el color de la luz para diferenciarlo de la del faro de Sálvora que se encuentra tan próximo y así no confundirlos.

El cielo va despejando y deja ver alguna estrella. Lo que sí vemos son bastantes pesqueros faenando y nos mantenemos alerta con las luces que nos muestran. Hacía tiempo que no navegaba a vela de noche tan cerca de la costa y estoy disfrutando como si fuera la primera vez.

A la altura de As Basonas damos un bordo para alejarnos de tierra y librar los bajos de Punta do Castro y entrar libres a La ría de Muros.

Hay un claro en el cielo a nuestra popa y de repente se descubre la luna. A la altura de Porto do Son damos un bordo para entrar en la ensenada de Muros. Este puerto es muy resguardado y protege de los vientos de todos los cuadrantes. La tranquilidad dentro es total.

♥El Mascato tiene hélice de proa y también lateral de popa. Atraca con elegancia y eso siempre “Mola”♥ (Mi pareado, regalo especial de mi cumpleaños para el Mascato). Me cuesta quedarme dormida de lo bien que estoy.

Día 28 de agosto de 2020

Me levanto la última… ni tan siquiera oí las campanadas de la iglesia que despertó al resto de la tripulación. Hace una mañana preciosa y el sol brilla. La lluvia de ayer se encargó de limpiarlo todo, y el viento aún se mantiene caliente. El día promete. Nos vamos a desayunar a una cafetería debajo de los soportales y compramos la comida.

A las 13:15 salimos de la ensenada de Muros, cuando tenemos Monte Louro por estribor ponemos rumbo Sur. Las 14 millas que nos separan de Corrubedo las hacemos con una media de 5 nudos. Salimos con un viento de 10 nudos y llegamos con 15.

A las 16:00 hacemos la maniobra de fondeo en la ensenada de Praia de Prado. Fondo de 4 metros y arena. El Norte se nota pero la sensación térmica es muy agradable.

Celebro mi cumpleaños muy bien acompañada; Buena tripulación, un buen velero, viento y mar. Santi se da un baño y yo no lo pienso dos veces y voy detrás. Da buena suerte bañarse en el mar el día de tu cumpleaños. (No me hagáis mucho caso porque me lo acabo de inventar)…pero funciona.

Entra risa y risa y conversación metafísica dejamos el fondeadero a las 18:00. El viento del NE sube a 20 nudos. con rachas de 24. Es mi turno de llevar la rueda. El barco navega muy bien con un rizo en la mayor y las olas por la aleta se maniobran bien. Me gustó mucho el tamaño de las ruedas y el diseño de la bañera.

En nada ya estamos en la entrada de la ría de Arousa y el viento y el mar caen al pasar por Sagres. Pero se entabla de nuevo después de pasar Aguiño y nos hace correr. Atracamos sobre las 20:15 en A Pobra do Caramiñal. Hicimos una media de 7 nudos en las 15 millas entre Corrubedo y A Pobra. No está nada mal.

Me lo he pasado fenomenal. Se lo recomiendo a tod@s los que les guste la navegación costera. Al pasar por el Carreiro y el canal de Sagres tienes todos los elementos para practicarla. Navegar de ría a ría es todo un aprendizaje a disfrutar.