RÍA DE VIGO

La ría de Vigo y sus islas Cíes fueron reconocidas internacionalmente gracias a la popularidad que les dio el periódico inglés The Guardian,  que catalogó a la playa de Rodas como una de la más bellas del mundo.

Estas islas que tanto queremos los gallegos son robustas islas graníticas que frenan con sus altos acantilados la bravura del océano Atlántico. Gracias a ellas podemos navegar durante todo el año dentro de la ría.

¿Qué Vigués o Viguesa no se siente orgullosa de Las Cíes?.

Forman parte del Parque nacional de las Illas Atlánticas .

EXTENSIÓN DE LA RÍA DE VIGO

Tiene una longitud máxima de 22 millas náuticas (35,4 Km.) desde la bocana de Cabo Silleiro hasta Arcade en la ensenada de San Simón. Su anchura máxima entre Cabo Silleiro y Cabo Home es de 9 millas náuticas (14,4 Km.).

Al fondo de la ría en el Estrecho de Rande, la anchura se reduce a menos de media milla (más de medio Km.). Justo aquí es donde la cruza el emblemático puente de Rande (ya icónico para la ciudad de Vigo)En este lugar se hundieron los famosos galeones en la batalla naval entre las escuadras Anglo-Holandesa e Hispano-Francesa a finales del Siglo XVIII. Igual que las islas Cíes, el Estrecho de Rande fue reconocido como un lugar especial por los periódicos internacionales de la época,

Actualmente se ha descubierto que el cargamento que transportaban las naves fue desembarcado antes de la batalla. Pero durante muchos años numerosas expediciones  internacionales se dedicaron a rastrear las profundidades sin éxito alguno. Hay una tesis que mantiene que posiblemente el escritor Julio Verne leyendo algún periódico francés conociera la existencia de la Ría de Vigo. Inspirándose en los acontecimientos ocurridos y en los tesoros hundidos la incluyera en su magnífico libro 20.000 leguas de viaje submarino.

La mente visionaria de Julio Verne siempre anticipándose a su tiempo le permitió escribir esta novela de ciencia ficción y aventuras. Describió con detalle muchos de los inventos que ya se estaban utilizando en la época para encontrar los supuestos tesoros hundidos. Escafandras para los buzos y lámparas submarinas entre otros. Se anticipó también a su propia vida, ya que posteriormente a la publicación del libro el propio Julio Verne entró en dos ocasiones en la ría de Vigo con su velero. El Saint Michel II de dos palos y trece metros de eslora.

Julio Verne como persona extraordinaria y polifacética amaba navegar a vela; Su primer velero fue un antiguo barco pesquero que reconvirtio en yate y con el que navegó por toda la costa francesa. Cuentan  los historiadores que fue en él donde escribió 20.000 leguas de viaje submarino.

También tiene otra novela muy poco conocida sobre otro tema histórico El archipiélago en llamas de la que hablo en un post sobre la isla de Spetses en Grecia.

La ciudad de Vigo orgullosa de que el autor paseara por sus calles erigió una peculiar figura obra del escultor José Morales. Lo representa sentado sobre unos tentáculos de una extraordinaria criatura marina. Esta obra se encuentra en la dársena del náutico de Vigo.

Al fondo de la ría justo en las aguas de la isla de San Simón podemos ver otro grupo escultórico de tres figuras. Obra de los artistas Javier Lastra y Julio Portela. Representa la escena en que el capitán Nemo y dos buzos del Nautilus buscan los tesoros hundidos en la batalla de Rande. La obra es muy interesante ya que los buzos sole se ven en la bajamar permtiendo a los navegantes apreciar la amplitud de la marea.

VIENTOS EN LAS ISLAS CÍES

El viento en las islas Cíes se comporta estable y libre al no tener tierra que lo frene y altere su temperatura.

En invierno sopla del SE debido a las borrascas Atlánticas- En primavera y verano del NE gracias al anticiclón de las Azores y a la borrasca situada sobre Islandia. Tiene tendencia a rolar al Norte. Sube de intensidad cuando repunta la marea.

La corriente apenas se nota pero si las olas del océano Atlántico que entran por las bocanas Norte y Sur. En el mes de agosto suele producirse niebla que hace incómoda la navegación.

 

 

En todo el entorno del Parque nacional puedes navegar y disfrutar de playas maravillosas con un color turquesa que nos recuerdan a playas de otras latitudes. La diferencia quizás es la temperatura de sus aguas un poco más fría lo que hace que su fauna y flora sea tan especial.

Salir desde Vigo en velero y pasar una noche fondeados en La playa de Rodas en la isla Norte, o en la playa de la isla Sur. Desembarcar, subir andando el monte del Faro. Ver anochecer desde A pedra da Campá . Amanecer a bordo del velero con  el sonido de las gaviotas, es una experiencia muy recomendable.